inglés - español
Buon Vivere

Muchos pueblos de America Latina defienden el concepto de el buen vivir, en oposición al “vivir mejor” occidental de lógica neoliberal, como un modelo de vida o desarrollo más justo, sostenible y mas ecológico.
El buen vivir es, en cambio, muchísimo más equitativo, en vez de propugnar el crecimiento continúo donde muchos tienen que “vivir mal” para que unos pocos “vivan bien”, busca lograr un sistema que esté en equilibrio.
En lugar de atenerse casi exclusivamente en datos referentes al Producto Interior Bruto u otros indicadores económicos, el buen vivir se guía por conseguir y asegurar los mínimos indispensables, lo suficiente, para que la población pueda llevar una vida simple y modesta, pero digna y feliz.
A destacar que el buen vivir no puede concebirse sin la comunidad. Justamente, el buen vivir irrumpe para contradecir la lógica capitalista, su individualismo inherente, la monetarización de la vida en todas sus esferas, su deshumanización. Aunque su escenario de puesta en práctica ideal sea el campo, dónde la articulación política del buen vivir en modestas pero felices comunidades soberanas y autosuficientes resulta más sencillo, también existen intentos de llevar el buen vivir en las ciudades, con asambleas de barrio, búsqueda de espacios comunes de socialización, huertos urbanos, bancos de tiempo, cooperativas de consumo, etc.
Finalmente, hay que comentar que el buen vivir reivindica el equilibrio con la Madre Tierra y los saberes ancestrales de los pueblos indígenas para con ella. Nacido del conocimiento de la profunda conexión e interdependencia que tenemos con la naturaleza, el buen vivir y su apuesta por un desarrollo a pequeña escala, nos parece una solución positiva y necesaria para garantizar una vida digna para todos a la vez que asegure la supervivencia del planeta.
El buen vivir tiene que ver con todos los aspectos de la vida, no es solamente con la defensa de la madre tierra, o con la relación armónica de la madre tierra con el hombre. El buen vivir tiene que ver con el buen alimentarse, con el buen dormir, con el buen bailar y celebrar, porque el trabajo es una alegría y no un castigo.
Atentos a nuestra realidad es necesario vivir bien, vivir de modo apropiado y consciente para obtener lo beneficios psico-físicos que conlleva, a sabiendas que los excesos van siempre de modo exponencial contra el resto de la sociedad, la naturaleza y como un boomerang, finalmente, contra uno mismo, engendrando desigualdad, desequilibrio y violencia en todos los ordenes de la vida individual, social, y natural.


Highslide JS


Highslide JS


Highslide JS


Highslide JS